jueves, 4 de abril de 2013

La justicia no es ciega



La justicia es igual para todos

Es la frase célebre de la semana debido a la imputación de la Infanta. Pero yo no creo en ello.

La justicia ni hoy, ni ayer ni nunca ha sido igual para todos. Sí eso fuese así el Barcenas no andaría por la calle tan ufano  y otros tantos y tantos sinvergüenzas de los que está  infestado este país.
Sí eso fuese así los políticos no se pelearían por colocar un juez u otro en el CGPJ.
Sí eso fuese así Góngora no habría escrito esta letrilla en el siglo XVI.
                        Porque en una aldea
                        un pobre mancebo
                       hurtó sólo un huevo,
                       al sol bambolea,
                       y otro se pasea
                       con cien mil delitos.

                       Cuando pitos flautas,
                       cuando flautas pitos.

Sí eso fuese así no se mostraría tanta alacridad en conceder indultos ( la mayoría de ellos intentándose ocultar todo lo posible) para banqueros, abogados, jueces, políticos y demás personas ilustres involucradas en las rapiñas al pueblo, y, sin embargo, para indultar a una pobre mujer se ha tenido que manifestar la masa social porque sino eso no hubiese ocurrido; y sin escrúpulos de ningún tipo  se les concede la amnistía fiscal a todos los defraudadores.

                        Por robar para comer
                        encarcelan a una mujer.
                        Y a los que nos roban todos los días,
                        se les conceden la amnistía.

Yo soy más de  Jorge Manrique.
                              Nuestra vidas son los ríos                                                                                                                          que van a dar en la mar,
                              que es el morir                                                                                                                allí van los señoríos 
                              derechos a se acabar                                                  
                              y consumir;           
                              allí los ríos caudales,                 
                               allí los medianos                  
                               y más chicos;                   
                               allegados son iguales    
                               los que viven por sus manos                        
                               y los ricos.
Lo única justicia que es igual para todos es la muerte, lo demás no me lo creo por más que nadie me lo intente hacer creer. Igual es que yo soy algo mostrenco, pero soy así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una visita a Oña y su Jardín Secreto.

Si tienes algo de tiempo puedes acercarte hasta la   “Muy leal y Valerosa Villa” de Oña. Oña forma parte con Poza de la Sal y Frías de l...